Delitos leves : la supresión de las faltas y la consideración de los delitos leves tras la LO 1/2015

¿Qué es un delito leve?

 

 

Con anterioridad a la reforma operada por  la Ley Orgánica 1/2015 (LO 1/2015), nuestro Código Penal distinguía entre delitos y faltas, considerando a las últimas como conductas antijurídica de menor gravedad y que, por tanto, no eran consideradas como delito.Tras la entrada en vigor de L.O 1/2015 se produjo la supresión de las faltas, con el objetivo de dar cumplimiento efectivo al principio de intervención mínima, disminuyendo las conductas que pueden ser objeto de reproche penal. 

A partir de la entrada en vigor de la lo 1/2015, nuestro sistema penal distingue entre delitos graves , menos graves y leves, en atentión a las penas que llevan aparejadas. (art. 13 CP).

 

Los delitos leves, a diferencia de las antiguas faltas, no se encuentran recogidos bajo una misma rúbrica sino que aparecen junto al resto de delitos identificándose generalmente con los tipos atenuados de otras conducta delictivas que llevan aparejadas penas leves. 


La ley de enjuiciamiento criminal distingue entre dos tipos de   procedimiento  dependiendo de los  delitos leves de los que se trate, aunque en ambos casos  la  celeridad es el elemento esencial. 


  En cuanto al desarrollo del juicio oral, no varía de la anterior regulación del juicio de faltas, determinado por ser un proceso eminentemente verbal en el  que todas las actividades judiciales se concentran en el momento del juicio, presentándose las pruebas en el mismo acto. 

 

Además no es obligatoria la intervención de abogado en el procedimiento, aunque si aconsejable.