Investigación de empresa

El término anglosajón “DUE DILIGENCE” traducido literalmente del inglés, quiere decir diligencia debida, pero en el ámbito mercantil y por influencia de las prácticas empresariales del mundo de habla inglesa se ha venido a identificar con todo estudio relacionado con el examen de una empresa previa a su adquisición.


 

Por un lado estaría el análisis de carácter puramente económico financiero, en el que entrarían economistas, auditores y demás especialistas del ámbito financiero.


 

Por otro lado, siendo el ámbito de trabajo habitual de Iglesias y asociados, entraríamos de lleno en la vertiente jurídica del “DUE DILIGENCE”, entendiendo por tal la revisión y estudio de todos los contratos implicados en la adquisición de la empresa, la revisión del estatus de la sociedad o de la persona física de que se trate, estudio de posibles litigios pendientes de resolución y en definitiva la valoración jurídica de cualquier tipo de pasivo que podría ser el exigible a la empresa y que pudiera poner en peligro la operación de compraventa de la misma que se esté asesorando.